¡Soy una cloveradicta!

¡¡Buuuu!! 😯 Clover está por aquí antes del domingo pero como os podéis imaginar, no es para adelantaros ningún  capítulo (ya me gustaría) sino para informaros un poquito sobre todo lo que he estado toqueteando en el blog.

Primero de todo, ¡nueva cabecera! La anterior me gustaba, pero esta es ¡monísima! Así que he decidido darle un nuevo enfoque al cuaderno. Os tengo que confesar que a veces me siento como una oveja, concretamente como esas que intentas contar antes de dormirte pero en mi caso ¡sin dormir! ¿¡WHAT!? O_o Bueno, bueno… a ver si me explico, me refiero a que soy como una ovejita soñadora que le encanta saltar por el prado mientras va creando historias románticas (creo que así definitivamente no se ha entendido nada de nada). Lo que quiero decir es que me ha parecido muy coherente (dentro de mi mundo caótico y loco) la relación de la oveja negra soñadora con los relatos que aquí publico. Así que es un orgullo anunciaros que he decidido que sea nuestra ¡¡nueva mascota oficial!! (aplausos en la sala, weee).

Ahora vamos a la segunda parte donde os contaré una historia (una no romántica). Todo surgió en un momento de inspiración casi divina cuando un término inexistente vino a mi mente: Cloveradicta, y aunque os parezca una oda narcisista, ¡no es nada de eso!

Más bien Clover es el símbolo de una idea. Para mí Clover se refiera al blog, al cuaderno y a algo que va más allá de mí misma, (obviamente yo como ser humano que soy tengo un nombre, por si alguien no lo sabe y le interesa, es Alba) así que cloveradicta se refiere a un sueño o a una idea que se está llevando a cabo. También sirve para referirse a todas esas personas que les gusta ser algo más soñadoras que realista y que se atreven a lo imposible para hacerlo posible. A esas personas que un día decidieron cruzar la línea de confort y gritarle al mundo ¡que podían! Lo de cloveradicta se refiere a que todo el mundo tiene el derecho a soñar y vivir su vida libremente sin restricciones y que todos deberíamos hacer lo que nos salga (aquí pon la parte de tu cuerpo que prefieras) de allí. Así que si tú eres así y te encanta soñar con lo que lees, te enamoras con las historias románticas, te emocionas con sus personajes, suspiras por ellos y lloras, ¡no te avergüences! Yo lo hago a mucha honra, ¿y sabes qué? ES UN GUSTAZO.

Y hasta aquí el post de hoy, creo que a partir de ahora me referiré a vosotros como cloveradictos, soñadores u ovejitas románticas porque no me creo que paséis a leerme y no seáis unos soñadores (no me mintáis que os huelo). Si alguien se siente ofendido por estos término que ha inventado la loca de las ovejas (a partir de ahora podría llamarme yo así 🙄 ) que no se preocupe demasiado porque solo soy eso, una loca que sueña con ovejas ¡Besos!

 

Tags

Acerca de: Clover

¡Bienvenida a mi mundo plagado de soñadoras! Llámame CLOVER, soy la autora de este cuaderno, una ovejita más del rebaño, #cloveradicta, escribo historias románticas sin parar, atípica por convicción y amante de la libertad por fanatismo. ¿Te unes al rebaño de las que soñamos despiertas? (¡Desde este lado el mundo es un poquito más bonito!).

9 thoughts on “¡Soy una cloveradicta!”

  1. Angelica Autumn dice:

    ¡¡Ja, ja!! Pues yo me uno al rebaño como Cloverdaicta porque me identifico demasiado con los términos sueño, locura y romántica. ¡Y la mascota me encanta!
    Besos

  2. Clover dice:

    ¡Yupi! Si es que esas tres cosas son la chispa de la vida (le pese a quien le pese). La mascota es el broche para los que vivimos sumergidos en un mundo paralelo cercano a la locura aunque en realidad, creo que los locos y soso son los demás (pero nosotros a lo nuestro y sin decir nada). ¡Gracias por pasarte y ser una más del rebaño! Al final vamos a conquistar el mundo jajaja. Te mando un abrazo 😛

  3. Fátima dice:

    ¡Wolaaa!! jaja estupenda idea ^^ sé a lo que te refieres y me parece muy bien.
    ¡Yo también me declaro Cloveradicta! 🙂 Es muy original que utilices este apodo para dirigirte a nosotros (en mi opinión) me sentiré una más de esta familia de “ovejitas” jaja 😛
    ¡Un abrazo!!

  4. Clover dice:

    jajaja ¡me alegro que te guste! Te apunto en la lista de las ovejitas libres y soñadoras 😛 ¡Besos!

  5. Cyn dice:

    Me encanta el término, y me sumo porque me identifico también ♥
    Desde hace rato tengo marcada la página para venirme a leer apenas pueda, muy pronto voy a estar comentando por todas partes.
    ¡Besos!

  6. Clover dice:

    ¡¡Qué bien!! Bienvenida a las ovejitas soñadoras ^o^, es un placer tenerte por aquí, además ¡me encanta que me comenten! Espero que disfrutes muchísimo leyéndome y ¡gracias por pasarte! Muchos besos 😉

  7. R. Crespo dice:

    ¡Yo soy cloveradicta 100%! De hecho, es que soy tal y como has descrito en la entrada *O*. Iba a decirte algo sobre el nombre, peeero… recuerdo que al ver el libro que vendiste supe cómo te llamas jajaja.

    No tengo nada que comentar más, así que me despido. ¡Saludos! <3

  8. Clover dice:

    ¡Entonces me caes genial! Amo a la gente así (al resto no los detesto pero no me gustan tanto :P). ¿Sobre el nombre? Mi nombre me encantan (ya sé que no tiene nada que ver con lo que me has dicho, pero por si a caso te informo jajajaja. ¡Viva las cloveradictas! (muy pronto dominaremos el universo, lo sé).

  9. R. Crespo dice:

    ¡Me sucede lo mismo! Jajajaja. Estábamos destinadas a conocernos *-*
    A mí me encanta el mío también ¿eh?

    PD: ¡Nosotras tenemos el poder! (? XD.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

💍 Fantasía romántica

👘 ¡Toc-toc! ¿Quién soy?

Oveja trasnochadora. Prefiero pasarme las noches escribiendo romances que durmiendo. En este cuaderno encontrarás mis novelas online completamente gratuitas

🎩 Romance vampírico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies