Conspiraciones ocultas: capítulo 9 – No guardes silencio y cuéntamelo todo.

¡Hola! ¿Qué tal lo pasasteis por carnaval y/o San Valentín? Hoy en el cuaderno hablaremos sobre conspiraciones y organizaciones secretas, así que con esta introducción imagino que ya sabréis a lo que me refiero. Capítulo nuevo de Conspiraciones ocultas después del episodio pasado tan intenso y es que la pobre Gea se merecía ser un poco feliz después de tanto drama. El problema radica en que Neeb es un protagonista atormentado y que no le resultará sencillo dejarse descubrir por ella. Y hasta aquí la introducción de hoy, os dejo con mi queridísimo capítulo. Nos leemos la semana que viene, abrazos para todos.


CONSPIRACIONES OCULTAS

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button]


Capítulo- 9: No guardes silencio y cuéntamelo todo.

Gea se encontraba pensando en su pequeña habitación como últimamente no dejaba de hacer. Todo lo que le había revelado Neeb hacía tan solo unas noches, aún le parecía imposible. ¿Tan equivocada podía haber estado? Le dolía la cabeza solo de pensarlo. Y aunque había estado analizando su discurso, nada de aquello tenía sentido para ella. Lo que más le sorprendió fue descubrir que Neeb había pertenecido a los Sin Nombre y por la forma de expresarse, le quedó claro que no había sido un simple trabajador. Evitó explicarle ciertos detalles pero le contó abiertamente que lo echaron cuando empezó a descubrir sus “irregularidades” y se negó a callarse. ¿Callarse? Se burló Gea en su cama, ese hombre no se callaría ni debajo de un océano, así era Neeb por lo poco que conocía, temerariamente valiente sin saber discernir entre lo estúpido y noble.

Pero lo que Gea descubrió esa noche en la habitación de Neeb fue a un monstruo tan horrible y espantosa que no puedo creérselo. Le explicó los verdaderos motivos de los Sin Nombre y que en lugar de eliminar organizaciones ilegales que se aprovechaban del sistema, ellos pretendían monopolizarlas. Eran la organización más peligrosa, ilegal y letal de todas,. Entonces Gea no entendió nada, los Sin Nombre se enorgullecían siempre de su labor con la sociedad, su lema, sus medallas, sus juramentos… TODO, absolutamente todo hacía referencia a esa labor. Eliminaban los parásitos, como ellos comúnmente los llamabas, que pretendían desvirtualizar la ley para que no existieran lagunas. Pero para Neeb, y por lo poco que había podido conversar desde esa charla con otros miembros de los Daga afilada, hacían justamente lo contrario, utilizaban ese pretexto tan noble y puro para expulsar sin escrúpulos a todas las organizaciones que luchaban contra la corrupción.

A la mañana siguiente, cuando había acudido al despacho de uno de los encargados de la base, Gea se quedó sin argumentos. Le mostró miles de documentos aparentemente auténticos donde se mostraban las diversas manipulaciones de los Sin Nombre, y lo muy íntimo y sospechosamente vinculados al Gobierno. Gea no era estúpida, aquello eran tratos de favor y sobornos. Por supuesto, como lo hacían bajo nombres falsos y miles de datos camuflados, necesitaría contrastar esa información para creérsela.

Reflexionando, ¿a cuanto de qué los Daga Afiladas manipularían esas pruebas? Se tomaban demasiadas molestias si pretendían reclutarla a ella cuando se había mostrado tan fiel defensora de los Sin Nombre para llegar al suicidio. Para Gea, la gota que colmó el vaso fue cuando en los siguientes días empezó a conversar con los miembros de los Daga Afilada y cada uno le explicó una historia a cual más terrorífica, de lo que había vivido con los Sin Nombre. Todos coincidían en un patrón común, cuando habían sospechado sobre su juego sucio o necesitaron ayuda, la organización los había apartado con amenazas. Ninguno se atrevió a denunciarlo por temor a la represalias, y los pocos que tuvieron el coraje de hacerlo, se encontraron que el caso terminaba archivado o directamente “borrado” de sus expedientes. Neeb después de explicarle su historia, le había dicho que tendría que irse unos días fuera por cuestiones de trabajo, así que le brindaría ese tiempo para que pensara y reflexionara. A estas alturas ella ya había reflexionado lo suficiente y sentía que la cabeza le iba a estallar. No podía negar el hecho que allí dentro miles de personas habían sufrido con los Sin Nombre pero tampoco podía creer ciegamente en ellos. Quizá los manipuladores eran ellos, y un cúmulo desafortunado de factores los había llevado a ello. En cualquier parte del mundo hay personas con pocos principios pero esa no es justificación para desprestigiar toda una organización…¡Basta!

Gea se levantó desesperada de su cama y salió al pasillo para andar un poco. Sabía que hasta que no llegara Neeb no tendría nada mejor que hacer pues todos la miraban con miedo y como si no supieran exactamente qué posición ocupaba. En realidad ni ella misma la conocía. Mientras andaba por esos pasillos grises observó a una niña que se acercaba corriendo y riendo. Tendría unos cinco años de edad y era bastante menuda, llevaba su cabello castaño corto e iba vestida con un bonito vestido verde. Gea se alegró que una niña tan menuda e indefensa pudiera encontrar algo de felicidad en un lugar tan lúgubre y triste como ese.

—¡Te atraparé! —le gritaba alguien que no alcanzaba a ver.

—Noooo —le contestó la niña girándose para encontrarse con su perseguidor. Pero en ese momento la niña siguió corriendo sin mirar al frente y terminó golpeándose contra Gea.

—¿Estás bien, bonita? —le preguntó Gea observándola de cerca. Era una niña menuda y delgada, con el cabello castaño y la piel bronceada. La pequeña la miró como si aquello no fuese nada y con sus ojos color avellana le preguntó.

—¿Tu quién eres? Nunca te he visto aquí —Gea se sorprendió y sonrió un poco, a la niña le faltaba un diente y por ello, al hablar se le escapaba un poco el aire.

—Soy Gea y soy nueva aquí —la pequeña se levantó del suelo con orgullo y la miró.

—Debes aprender cómo funcionan las cosas —¡esa niñita era una descarada! pensó divertida. En su menuda estatura se la veía tan elegante y con tanto orgullo, como si ella fuera la reina de la base entera.

—Lo intentaré —le contestó ella divertida.

—Novatos —suspiró la niña.

—¡Claudia! —la llamó un hombre mayor, de cabello canoso y con gafas de pasta marrones—.Te he dicho que ahora hay que ir a clase —se le veía bastante fatigado por la carrera.

—No me apetece —contestó con tono petulante.

—¡Vámonos o tu profesora se enfadará!

—Es una bruja.

—¡Silencio! No hables así de ella —la reprendió el hombre mayor. Agarró a la pequeña de la mano con fuerza y no dejó de tirar de ella para llevársela. Claudia no dejó de llorar, gritar y patalear todo lo que pudo—.Lo siento —se disculpó el hombre mayor.

—No se preocupe —le contestó Gea, y ambos se perdieron por el pasillo.

—Ella es Claudia —Gea se volteó sorprendida al identificar la voz de Neeb en su espalda—.Es el miembro más joven de la organización —al verlo, el corazón le pegó una sacudida y empezó a ponerse nerviosa.

—Ya veo —le contestó.

Sus días de ausencia le habían sentado de maravilla, iba vestido de calle con una camisa tejana ceñida a su cintura que le remarcaba los anchos músculos del brazo. Como siempre se le veía masculino y le gustaba enormemente la forma en que se le ceñían sus pantalones negros al cuerpo. Su cabello castaño claro le caía ondulado a través del rostro y sus ojos brillaban con vitalidad. En ese momento Gea se preguntó cómo le sentarían sus pantalones por detrás, si se le ceñirían de la misma forma deliciosa en su…

—Gea —la despertó él.

—Dime —le contestó algo acalorada.

—Claudia está con nosotros porque los Sin Nombre mataron a sus padres.

—Entiendo.

—No creo que lo hagas, ellos mataron a sus padres porque descubrieron su juego sucio y por fortuna, pudimos salvarla a ella. Por eso la mantenemos aquí entre nosotros.

—Parece espantoso.

—Esa es la realidad y ahora necesito que tomes tu decisión. ¿Vas a ayudarnos o no? —una pregunta tan simple y sencilla, pero tan difícil de responder para ella.

—¿Y si te dijera que no lo sé?

—Tienes que tomar una decisión con tu vida, los que se quedan al margen siempre pierden —Gea lo entendía, si no se unía a los Daga Afilada perdería cualquier tipo de protección, pero no fue eso la que la llevó a responder con firmeza sino el hecho de haberse encontrado con Claudia allí abajo. Ese no era un lugar para una niña de su edad pero aun así la mantenían allí para protegerla. La forma en que la había visto corretear por el pasillo con esa sonrisa tan auténtica, sin duda esa era la pura felicidad y jamás podría fingirla.

—Muy bien, os ayudaré —contestó completamente convencida.

—Sabía que eras una chica lista —le contestó él con una media sonrisa.

—Y yo sabía que te alegrarías —le provocó descaradamente.

—Gea —le dijo él acercándose más a ella y  en su movimiento detectó una necesidad desconocida en Neeb. Estaba segura que quería decirle algo aunque era incapaz de adivinarlo. El corazón de ella empezó a palpitar nervioso por la emancipación y se acercó más a él para animarlo.

—Dime —lo alentó ella con un tono bajo.

—Yo…—pero Neeb se apartó rápidamente al observar a James aparecer por el pasillo. Mierda, pensó ella, necesitaba saber qué es lo que quería decirle y porqué había puesto esa expresión en su rostro. Suspiró al recordarla de nuevo, esa expresión le había encantado.


[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-8/” title=”Capítulo anterior” target=”self” border_radius=””]Capítulo anterior[/symple_button] [symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button][symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-10/” title=”Capítulo siguiente” target=”self” border_radius=””]Capítulo siguiente[/symple_button]

Tags

Acerca de: Clover

Clover

Alma inquieta. Proyecto de creadora de mundos. Hada del país de la piruleta en mis tiempos libres. Analizo todas las series asiáticas que encuentro. Me gusta leer manga, jugar a MMORPG y aprender japonés.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mis historias románticas

yo soy alba yosoyalba portal web relatos románticos novela romantica online gratuita gratis

Novedades

noticias shojo

SECCIONES

Síguenos en nuestras redes sociales

TOP recomendaciones

Mi novela romántica

la constelación perdida, literatura romantica, novela romántica, novela fantasía romántica