Conspiraciones ocultas: capítulo 6 – Al borde del abismo

 ¡¡Bienvenidos al 2015!! Estrenamos nuevo año en el blog con un nuevo capítulo de Conspiraciones ocultas y parece que las cosas no van a ser sencillas para Gea, ojalá algún hombre se apiade de ella (¿Quién sabe? XDDD). Espero que disfrutéis mucho de este nueve pedacito y os avanzo que he empezado el año con muchas ideas, historias y proyectos que pronto encontraréis en El cuaderno de Clover (os mantendré informados). Muchísimas gracias por leerme y el miércoles nos leemos, besos. ♥♥♥


CONSPIRACIONES OCULTAS

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button]


Capítulo- 6: Al borde del abismo.

A Gea le costó más de lo esperado encontrar un buen trabajo, por eso de momento se conformó con un puesto simple de reponedora en unos grandes almacenes. Aunque era una persona con un ilustre currículum, la mayoría de sus aptitudes las necesitaba conservar bajo secreto. Además, jamás podría admitir abiertamente haber formado parte de los Sin Nombre, bajo pena de muerte. Lo entendía perfectamente, ella había aceptado ese acuerdo porque le pareció justo, por eso ahora debería cumplirlo. Seguir en la organización constituiría un peligro para todos, mucha gente dependía de ella y no sería justo empezar a quejarse. Mientras pensaba en ello a Gea se le cayó el montón de paquetes de papel de cocina que estaba colocando.

—No te preocupes —le dijo su compañera Amanda ayudándola a recogerlos.

—Gracias —ese trabajo no resultaba horrible pero no constituía una verdadera motivación para Gea. Después de su apasionante trabajo aquello era aplastantemente aburrido.

Gea adoraba el espionaje, rastrear a personas y descubrir sus secretos como si se tratase de un extenso y complejo rompecabezas. No solo resultaba verdaderamente buena en ello sino que encontraba una mezcla entre ciencia e intuición que siempre ofrecía un nuevo aliciente y estímulo. Además, aún se sentía muy frustrada porque había dejado su último trabajo sin terminar y lo peor y más humillante, es que había terminado siendo atrapada por ellos. Suspiró, esa ya no sería su vida y debería olvidarse de eso, ahora otro mucho más preparado y mejor que Gea terminaría su trabajo.

Cuando hubo terminado de reconstruir la torre de papel de cocina junto a Amanda se fijó en que el reloj ya marcaba las tres en punto, hora del cambio de turno. Amanda y ella se encaminaron hacia sus taquillas para cambiarse.

—Hoy ha sido un día duro —le dijo Amanda animándola —.Pero no te preocupes, con el tiempo mejora —ella no esperaba quedarse tanto en ese puesto como para necesitar mejorar.

—Eso espero —Gea abrió su pequeña taquilla metálica y encontró algo que no era suyo. Un pequeño sobre blanco encima de su bolso marrón. Lo metió con cuidado en el bolso y se cambió.

—¿Vienes? —le preguntó su compañera saliendo ya por la puerta.

—Avánzate, tengo que hacer una llamada.

—Hasta mañana —se despidió Amanda.

Gea se aseguró que la puerta estuviera bien cerrada y rebuscó en su bolso aquel familiar sobre blanco. Sabía perfectamente lo que era, no la dejarían ir tan fácilmente cuando la habían secuestrado casi una semana entera. Todo acababa de empezar, pensó.

Querida Gea, sabemos que eres una chica lista

y nos entenderás perfectamente. Pronto recibirás noticias nuestras.

Ni se te ocurra equivocarte. Daga Afilada

Sacó un segundo papel del sobre mucho más grueso y brillante, era una fotografía de sus abuelos que vivían a varios quilómetros de allí. Mierda pensó, la chantajearían con lo único que le quedaba en esta vida. Cerró su taquilla de un portazo deseando patearla hasta destrozarla. Esos cabrones irían por sus abuelos se dijo, debería contactar de nuevo con los Sin Nombre para que la ayudasen.

Gea estaba histérica, llevaba toda una semana intentando contactar con su ex organización pero nadie le atendía el teléfono, mensajes o correos. Intentó acudir a sus contactos pero todos parecían haberse esfumado y con los pocos que logró hablar le dijeron que ellos también estaban al margen. Ella no lo creyó, esas eran las órdenes de los Sin Nombre para que no se comunicaran con Gea. Necesitaba contactar con su jefe cuanto antes y contarle todo lo que sabía, estaban equivocándose mucho con su estrategia si pretendían actuar como si no existieran. Eran del tipo de personas que se enfurecerían con su vacío y al final Gea terminaría resultando una marioneta inútil. A saber qué le hacían esos locos a un par de ancianos. Recordó a James, ese tipo de risa lunática y después a Neeb, un tío tan frío y sin escrúpulos. Recordó como la habían tratado, con la mínima comida posible y en esas condiciones como si no les importara lo más mínimo, sus abuelos no lo resistirían, se dijo.

Desde el día que había recibido su nota rezaba para que llegaran sus instrucciones lo más tarde posible, necesitaba tiempo, mucho más tiempo para arreglar todo ese problema. Pero los Daga Afilada no regalaban tiempo. Lo supo esa misma mañana cuando iba a desayunar y se encontró con un sobre completamente blanco que le habían pasado por debajo de su puerta. Querida Gea (empezaba a molestarla intensamente que la llamasen así, podría ser cualquier cosa para ellos menos querida).

Querida Gea,

Necesitamos un pequeño favor. Queremos el sistema

en clave de mensajería de los Sin Nombre.

Dentro de tres días esperamos que lo dejes

en tu buzón, en caso contrario lo lamentaremos todos.

Daga Afilada

Su escueta orden estaba acompañada por varias fotos de sus abuelos, en una de ellas se veía a su abuelo paseando, en otra jugando a las cartas en un bar, otra su abuela regaba las flores o iban juntos al supermercado. Gea tiró las fotos con rabia encima de la mesa y reflexionó. No podría ir a la policía, sabía que aunque se delatara no la creerían porque jamás encontrarían un rastro ni una prueba de la autenticidad de su declaración y en última instancia, si alguno de ellos conocía su organización, siempre lo negaría por temor o solidaridad con su causa. Los altos cargos del Gobierno conocían de su propia existencia pero jamás lo admitirían, no al menos públicamente, ni mucho menos se arriesgarían para protegerla. Ese era un juego peligrosamente real, pero al fin y al cabo ella conocía las reglas desde el principio y las había aceptado, menuda estúpida se lamentó.

Su situación ahora era tan delicada, decidió que contrataría a alguien privadamente para proteger a sus abuelos aunque sabía que de poco le serviría si los Daga Afilada estaban empeñados en hacerles algo. Los llamaría esa misma tarde para avisarlos que tuvieran cuidado, no podría explicarles el motivo real pero inventaría alguna excusa. Cuanto menos supiera mejor, cuanta menos información conocieran más seguros estarían. Lo más importante sería contactar con los Sin Nombre, eran los únicos que podrían ayudarla y plantarles cara a los Daga Afilada, esperaba que esta vez la escuchasen y pudieran atraparlos a tiempo.

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-5/” title=”Capítulo anterior” target=”self” border_radius=””]Capítulo anterior[/symple_button] [symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button][symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-7/” title=”Capítulo siguiente” target=”self” border_radius=””]Capítulo siguiente[/symple_button]

Tags

Acerca de: Clover

Clover

Alma inquieta. Proyecto de creadora de mundos. Hada del país de la piruleta en mis tiempos libres. Analizo todas las series asiáticas que encuentro. Me gusta leer manga, jugar a MMORPG y aprender japonés.

3 Comments

  1. R. Crespo 15/06/2015
  2. Clover Clover 15/06/2015
  3. R. Crespo 15/06/2015

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Novedades

noticias shojo

SECCIONES

Síguenos en nuestras redes sociales

TOP recomendaciones

Mi novela romántica

la constelación perdida, literatura romantica, novela romántica, novela fantasía romántica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies