Conspiraciones ocultas: capítulo 2 – Descubierta y cazada

Buenos días, os presento el segundo capítulo de Conspiraciones ocultas, si en el primero os avisé que la historia sería más intrigante y dura creo que en esta parte se entenderá el motivo. Os aseguro que al final surgirá una bonita historia romántica aunque será bastante más dramática. Poco a poco pasarán muchas cosas, y recordad que todo puede dar un giro inesperado. Disfrutad del domingo y nos vemos el miércoles con nuevo capítulo. Os deseo una feliz lectura, abrazos.


CONSPIRACIONES OCULTAS

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button]


Capítulo- 2: Descubierta y cazada.

—Perdona las formas de mis hombres —le dijo el hombre con traje—.Me llamo James, soy el comandante de esta base militar—Gea se quedó callada en silencio observándolo. Memorizaría todo lo que pudiera serle útil para el futuro—.Este de aquí es —hizo una pequeña pausa y James se levantó de repente riéndose a carcajadas—¡Qué divertido! —dijo mirando a su compañero. Si Alf le había parecido un loco a Gea, ese hombre resultaba en definitiva un total psicópata—.Este es un momento muy importante para ti —le contestó acercándose a Gea, y le agarró su melena con fuerza tirando de ella para que mirase al hombre vestido de militar—.Felicidades Gea, acabas de encontrar a Neeb —le susurró en su oído. Neeb sonrió, helándola con su mirada—.Creo que lo estabas buscando, aunque al final has resultado tan inútil como el resto—y escuchó como Alf empezó a reirse como si se tratase de alguna broma privada.—.¿Qué haremos contigo? —le preguntó tirando otra vez con fuerza de su melena.

Gea emitió un leve quejido intentando mantenerse callada porque estaba segura que la torturarían antes de matarla. Si ella esperaba que la tortura durase poco sabía que debería ofrecer la mínima diversión posible para que terminaran cuanto antes. Conocía a ese tipo de monstruos, los que disfrutaban con el dolor ajeno. A esas bestias les excitaba ver a la gente sufrir, llorar, implorar… cuanto más lo hacían más los torturaban para terminar al final muertos. Así que ella buscaría una salida rápida, moriría lo antes posible sin agonizar.

—Déjamela a mí —lo interrumpió el hombre con ropa militar—.Quiero matarla yo.

—Vaya, ¿qué te parece Gea? —y ante su silencio James la abofeteó.

—¡Opino que deberíais iros a la mierda! —les escupió con rabia.

—Qué mal educada —James le dio una patada tirándola al suelo—.De momento no la mataremos, es un gran juguete.

—Debe morir ahora mismo —contestó Neeb alterado.

—Tranquilo Neeb, tú serás el que la mate. Ella te ha estado buscando tanto que seguro que lo apreciará.

Neeb se levantó del sillón y se acercó por primera vez a ella, era un hombre bastante alto y de anchos hombres. Se colocó en cuclillas y agarró a Gea por un brazo clavándole las uñas para levantarla del suelo.

—Voy a matarte —le dijo sin sentimiento alguno.

Gea vio sus ojos tan vacíos, con una falta total de emociones que la asustó mucho más que el loco de James. Entonces, él la soltó con fuerza para que se golpeara contra el suelo y los tres hombres de la sala empezaron a reírse. Neeb salió de la sala dejándola a solas con James.

Gea llevaba varios días allí encerrada, sólo la dejaban salir dos veces al día para ir al baño y ducharse, el resto se lo pasaba en su celda sin nada más que con una simple cama. Por suerte, no habían pensado matarla de hambre y de momento le ofrecían tres comidas al día. Por la mañana un panecillo con un vaso de leche y, al medio día y por la cena, un cuenco de arroz con algún tipo de carne seca y agua. Ella sentía que poco a poco se estaba debilitando, porque esa comida solo lograba mantenerla con vida. Su falta de ejercicio físico y soledad empezaban a pasarle factura.

La puerta se abrió como cada mañana para que saliera a ducharse, ese sin duda era el mejor momento del día. Aunque el agua estaba helada y solo duraba cinco minutos, era lo más agradable de su cautiverio. Gea se acercó a Alf en silencio esperando que le colocase las esposas. Habían llegado a una especie de acuerdo silencioso, ella cooperaba gratamente quedándose quieta y él a cambio no la empujaba. Sabía perfectamente que pronto la matarían, no es que eso le importase realmente, lo único que detestaba era esa penosa espera.

Se encaminó por el pequeño pasillo hasta la ducha y esperó pacientemente que Alf le quitase sus esposas. El guardia la encerró en la ducha como siempre y le dio la espalda custodiando la puerta. Ella abrió el grifo de agua helada y esperó que le despejara las ideas, lo que peor llevaba allí dentro era la falta de comunicación. Jamás se hubiera imaginado que pasarse tantos días sola sin hablar con nadie terminasen afectándola tanto. Ella normalmente era bastante introvertida y tímida en las relaciones sociales pero allí abajo había despertado una necesidad de comunicación urgente que no podía satisfacer con nadie. Cogió la pastilla de jabón y se la frotó enérgicamente a través del cuerpo, se lavó su larga melena y cuando Alf golpeó dos veces en la puerta supo que había llegado la hora de irse. Empezó a secarse con una toalla cuando horrorizada, se percató que su ropa ya no estaba donde la había dejado. Sabía que Alf entraría de un momento a otro así que se ató la toalla como pudo y lo esperó. Su carcelario entró en el baño y ella apartó la vista avergonzada, imaginó que esa sería una forma más para ridiculizarla. ¡Jamás lo lograrían! Se dijo, tendrían que hacer mucho más que robarle un montón de ropa para acabar con ella.

A la hora de comer Gea se encontraba helada sin sus ropas. Allí dentro siempre había humedad y el aire resultaba muy frío. Pensó en fabricarse un atuendo con las finas sábanas pero entonces recordó que entonces, no tendría nada con que taparse por las noche. Así, terminó liándoselas alrededor de su cuerpo en una especie de vestido mientras a través del pasillo escuchó como Alf se acercaba a su celda, seguramente ya era la hora de la cena para su cuenco de arroz con agua. La puerta se abrió y un tipo de larga melena entró en su celda. Al principio no pudo reconocerlo porque llevaba con otras ropas más informales, unos tejanos desgastados con una camisa a cuadros roja y negra. Neeb parecía un tipo bastante normal vestido así, incluso atractivo.

—Toma —le dijo tirándole unos trozos de tela. Gea los cogió y se sorprendió, esa era su ropa—.Póntela —le ordenó.

Le dejó el cuenco de arroz con carne y su vaso de agua en el suelo y salió de la celda cerrando con llave. Gea no entendió ese gesto, se vistió precipitadamente antes que nadie pudiera verla y se acercó al cuenco para comer. Esa fue la primera vez que la carne le supo sabrosa, se dijo, algo verdaderamente extraño.

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-1/” title=”Capítulo anterior” target=”self” border_radius=””]Capítulo anterior[/symple_button] [symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button][symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-3/” title=”Capítulo siguiente” target=”self” border_radius=””]Capítulo siguiente[/symple_button]

Tags

Acerca de: Clover

¡Bienvenida a mi mundo plagado de soñadoras! Llámame CLOVER, soy la autora de este cuaderno, una ovejita más del rebaño, #cloveradicta, escribo historias románticas sin parar, atípica por convicción y amante de la libertad por fanatismo. ¿Te unes al rebaño de las que soñamos despiertas? (¡Desde este lado el mundo es un poquito más bonito!).

2 thoughts on “Conspiraciones ocultas: capítulo 2 – Descubierta y cazada”

  1. R. Crespo dice:

    ¡Uuh! Pobre Gea, casi casi se queda desnuda un buen rato. ¿Que fueron, a lavarle la ropa o qué? Jajajaja. No sé, es lo que pensé cuando leí que le devolvían su ropa. Ahora estoy intrigada por lo que pueda pasar en el siguiente 😮

  2. Clover dice:

    jajajaja creo que eres demasiado bien pensada. Quizá sí que tocaba hacer la colada o quería p*****arla un poquito. (UOOO lo que acabo de escribir, Conspiraciones ocultas siempre me pone agresiva XD), ¡besos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

CLOVER, la oveja más romántica te saluda

¿Cansada de buscar doramas románticos? ¿Buscas una mangaka shojo en concreto? ¿Te interesa un buen videojuego y no sabes por dónde empezar? La oveja Clover te lo pone fácil.




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies