Conspiraciones ocultas: capítulo 12 – Huir lo empeora todo

¡Hola! ¿Cómo os va la Semana Santa? Yo no puedo quejarme, además estoy trabajando para traer algunas novedades al cuaderno. Como descubriréis por el título os traigo otra publicación de Conspiraciones Ocultas, la verdad es que cada vez me gusta más y más escribirla. Nunca me hubiera imaginado que llegase a este punto pero supongo que esta es lo magia de ir escribiendo por internet. Sin más cháchara allí va. ¡Disfrutadlo! Besos.


CONSPIRACIONES OCULTAS

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button]


Capítulo- 12: Huir lo empeora todo.

A la mañana siguiente Gea empezó a recoger a toda prisa sus escasas pertenencias, y aunque sabía que no tendría a dónde ir no le importó, de hecho llevaba tanto tiempo sin rumbo, que aquello ya se había convertido en su estado natural. Ella terminó de equiparse su pequeña mochila con la firme decisión de irse para siempre cuando alguien abrió la puerta sin llamar.

—¿Qué crees que estás haciendo? —le gritó sorprendido.

—¿Necesitas que te lo explique?

—Creo que ya te lo dejé claro, esta no es la solución.

—Es lo único que puedo hacer —se limitó a contestarle y recogió su chaqueta de encima la cama decidida a abandonar la habitación cuanto antes.

—Escúchame —pero Gea evitó mirarlo—¡Gea! —la llamó él sin obtener respuesta. No puedo quedarme aquí, se repitió a sí misma abandonando la estancia.

Al lado de Neeb se sentía tan confundida que ya nada tenía un sentido racional. Todo aquello que ella siempre había creído correcto ahora le parecía dudoso, incluso lo suficiente como para olvidar que un día habían sido enemigos.

Gea siguió andando a través del lúgubre pasillo de aquella base intentando recordarse a sí misma todo el sufrimiento que había sentido allí dentro en el pasado, pero por alguna extraña razón le pareció lejano. Parecía que hacía siglos que aquello había sucedido y ya ni era capaz de recordar porqué odiaba tanto a Neeb. En realidad, solo era capaz de recordar a ese hombre con el cabello mojado empapándole el rostro mientras no dejaba de poseerla en una sucia alcantarilla.

—¡Gea! —escuchó que la llamaban de nuevo y algo o alguien le tocó el hombro derecho —¡No puedes irte! —le ordenó con ese tono tan suyo y ella se rió por lo absurdo de su afirmación.

—¿No puedo irme? ¿Y quién demonios eres tú para…? —pero Gea enmudeció al girarse y encontrarse con los claros ojos de Neeb que no dejaban de mirarla.

—No lo sé. ¿Quién soy yo para ti? —la desafió abiertamente y esa pregunta la dejó desarmada. ¿Quién era él para ella? Ni ella misma era capaz de comprenderlo —¿Me odias? —le insistió, ella no lo odiaba pero tampoco creía…—Yo no te odio —le contestó él con firmeza.

Pero para Gea su huida no se trataba de Neeb, ni de odios, era algo más, se trataba de sobrevivir como siempre lo había hecho.

—Sabes perfectamente que no puedo quedarme. Gracias por todo —se despidió acariciándole el rostro. Neeb se quedó en silencio aceptando sus dedos hasta que fue incapaz de soltarla.

—Lo siento, pero no puedo dejarte marchar —le contestó en señal de disculpa antes de lanzarse a ella para besarla. En un principio Gea no se lo esperó hasta que notó los labios de él contra los suyos. Ella siguió besándolo en el pasillo mientras Neeb la abrazaba con fuerza para no perderla.—No te vayas —le susurró cuando se separaron —.No quiero perderte —y ella se limitó a besarlo incapaz de confesar en voz alta sus sentimientos.

Entonces él le quitó su mochila para asegurarse que se quedaría a su lado y Gea empezó a albergar serias dudas sobre su temeraria decisión.

—Neeb, creo que nos estamos equivocando. Nunca van a aceptarme —y él empezó a reírse a carcajadas como nunca antes lo había visto.

—¿Y a quién demonios le importa eso?

A ella le importaba y seguramente a él le importaría en el futuro, pero por ahora ambos se encerraron en la habitación de Neeb y nada, a excepción de ellos, tomó verdadera importancia.

—Siempre supe que serías perfecta —le decía Neeb mientras le acaricias su espalda desnuda.

—Yo te imaginaba tan distinto —para aquél entonces ella se hubiera esperado un loco sádico. Quizá los Sin Nombre se habían asegurado que Gea viera en Neeb la personificación del mal por eso se sorprendió al encontrarse con un chico joven y tan….normal.

—Todos se imaginan a un viejo loco, pero para tu fortuna no es así, señorita —y él le dio un cachete en el culo que le hizo pegar un respingo.

—Eso de que no estás loco no sé si es cierto.

—Loco por ti, Gea —le dijo colocándose encima de ella —.Ahora muéstrale a tu jefe lo que sabes hacer —y ella se rió mientras le apartaba un largo mechón de cabello que le ocultaba sus ojos.

—Creo que mi jefe es un pervertido.

—¿Lo crees, solo? Entonces debería demostrártelo —y le arrancó la sábana con fuerza dejándolos completamente desnudos.

El primer gran obstáculo que deberían hacer frente sería James, Gea lo supo nada más abrir la puerta de la habitación de Neeb y encontrarse de nuevo con esos azules ojos esculpidos en hielo.

—¿Podemos hablar, Neeb? —le preguntó mientras la ignoraba a ella por completo.

—Claro, vamos — y Neeb se despidió de Gea dándole un fugaz beso.

A esas alturas ella no se sentía muy segura de su decisión, quedarse con Neeb resultaba egoísta y a la práctica estúpido, pero algo en él la tenía tan atada que no era capaz de abandonarlo. Si quizá él no la hubiera seguido ni le hubiera suplicado con esos ojos… pero después de aquello no pudo rechazarlo. Además, se habían vuelto a acostar y esta vez había sido completamente distinto. Él había pronunciado su nombre con delicadeza y después la había abrazado hasta quedarse dormida. Acostarse con Neeb le resultaba cada vez más adictivo pues poseía la proporción justa de ese no se qué para volverla loca.

Al mediodía Gea decidió acudir sola a la cafetería dado que no había logrado contactar con Neeb. Mientras se encontraba llenando su bandeja de comida un hombre alto y musculoso se colocó a su lado. A Gea se le formó un nudo en el estómago nada más darse cuenta que se trataba de Alf, el hombre loco que la había mantenido encarcelada tiempo atrás.

Alf seguía tal como lo recordaba, con esa espesa barba, la cabeza rapada y esa mirada asesina. El hombre nada más verla le sonrió como si pudiera oler su miedo y ella se limitó a apartar la vista luchando para que no se le cayera la bandeja al suelo. Estaba definitivamente loca. ¿Cómo demonios era capaz de acostarse con Neeb después del infierno que había pasado? 

Nada más dejar su comida en la mesa de la cafetería Gea decidió huir. Corrió hacia su habitación asustada y con unas ganas tremendas de llorar por esos sentimientos tan contradictorios. Ya no entendía su corazón para nada, de hecho, ya no sabía ni qué demonios sentía.

Neeb vio a Gea huir del comedor. Él había logrado aplazar la reunión con James con la esperanza de poder comer esa mañana con ella. Pero nada más entrar en la cafetería la encontró paralizada por el miedo, entonces siguió su vista fija en el hombre que estaba a su lado y se encontró con Alf. Una punzada de dolor sacudió a Neeb al ver cómo a ella le temblaban las manos y dejaba su bandeja de comida intacta sin probar bocado. Al ver a Gea correr con esa desesperación y miedo empezó a dudar seriamente si quizá lo mejor para ella sería alejarse de los Daga Afilada y especialmente de él.


[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-11/” title=”Capítulo anterior” target=”self” border_radius=””]Capítulo anterior[/symple_button] [symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button][symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-13/” title=”Capítulo siguiente” target=”self” border_radius=””]Capítulo siguiente[/symple_button]

Tags

Acerca de: Clover

Clover

Alma inquieta. Proyecto de creadora de mundos. Hada del país de la piruleta en mis tiempos libres. Analizo todas las series asiáticas que encuentro. Me gusta leer manga, jugar a MMORPG y aprender japonés.

2 Comments

  1. vero 05/04/2015
  2. Clover Clover 05/04/2015

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mis historias románticas

yo soy alba yosoyalba portal web relatos románticos novela romantica online gratuita gratis

Novedades

noticias shojo

SECCIONES

Síguenos en nuestras redes sociales

TOP recomendaciones

Mi novela romántica

la constelación perdida, literatura romantica, novela romántica, novela fantasía romántica