Conspiraciones ocultas: capítulo 11 – Cooperación estrictamente profesional

¡Feliz domingo! Aunque hoy el reloj nos ha robado una horita (y yo lo notaré horrores después de una noche de fiesta doble) no deberíamos permitir que eso nos amargue el domingo. Hoy publico un nuevo capítulo de Conspiraciones ocultas, el capítulo anterior creo que terminó en un punto bastante interesante o mejor sería llamarlo picante. ¿Qué creéis que ocurrirá?Aaaah, seguid leyendo. Abrazos para todos mis queridísimos lectores 😉


CONSPIRACIONES OCULTAS

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button]


Capítulo- 11: Cooperación estrictamente profesional.

Desde el insólito y perturbador encuentro en la alcantarilla, Gea y Neeb no se habían vuelto a encontrar. Ella se alegraba enormemente de ello aunque tampoco se hacía demasiados ilusiones así que no la sorprendió lo más mínimo cuando se tropezaron a la salida de la cafetería.

—Buenos días —la saludó él algo incómodo. Gea se fijó que apretaba la mandíbula con fuerza y que su rostro era menos relajado de lo normal. No es que precisamente Neeb fuera la viva imagen de la relajación pero normalmente no se mostraba tan tenso.

—Buenos días —lo saludó ella sin saber muy bien cómo deberían actuar.

Desde la noche que se habían acostado no habían vuelto a hablar, de hecho, parecía como si ya se lo hubieran dicho todo aquella noche desnudos en esa alcantarilla. Para aquél entonces, cuando Gea quiso ser consciente de lo que estaba haciendo se encontró a sí misma preguntándose cómo sería estar rodeada por los brazos de Neeb y aceptando a ese desconocido que tiempo atrás había sido su enemigo.

Neeb la intrigaba hasta límites insospechables, la inquietaba de una forma verdaderamente peligrosa y al comprender el poder que él tenía sobre ella para terminar de esa forma, solo le quedó clara una cosa: volvería a acostarse con ese hombre si con ello descubría cada uno de sus oscuros secretos.

Que ambos eran compatibles estaba claro, al menos sexualmente hablando parecían precisamente demasiado compenetrados. Pero para Gea acostarse con Neeb había supuesto también una revelación, jamás se hubiera esperado esa desinhibición por su parte, y menos hacia alguien que era casi una traidora en su organización. Para empeorarlo todo esa noche él se había mostrado sumamente receptivo y afectuoso, algo que no terminaba de encajar en su imagen. Siendo sincera, Neeb no había sido demasiado delicado ni exquisito aunque a ella tampoco le había importado. Así que fuera lo que fuera que habían vivido allí dentro parecía un completo misterio que quizá ninguno de los dos estaba preparado para desvelar.

—Gea —la llamó un Neeb demasiado dubitativo—.James ya ha logrado descifrar el disco duro, creo que deberías pasarte por su despacho.

—No creo que sea una buena idea —estaba absolutamente segura que no lo era. James seguía mostrándose sumamente hostil con Gea y aunque ella intentaba llamar poco la atención, la verdad es que prácticamente todos la veían como una posible traidora.

—Necesitamos tu ayuda —le contestó Neeb mirándola a los ojos y por un segundo Gea lo recordó en ese lugar oscuro, colocado bajo ella y llevado por el éxtasis.

—¡De acuerdo! —le contestó precipitadamente intentando borrar esa sofocante visión y lo siguió a través del pasillo intentando borrar su expresión del rostro.

—Tranquila —le susurró el ser que más nerviosa la hacía sentir y llamó a la puerta con tres golpes secos—.Hola James, ¿qué es lo que has descubierto?

—Hola —pero su cordial saludo terminó suspendido en el aire nada más ver a Gea—.¿Por qué demonios está ella aquí?

—Porque si es lo que creo que es, Gea es la única que nos puede ser de utilidad.

—¿Utilidad? ¿Desde cuándo…?

—Por favor, James —lo cortó amablemente—.Sé lo que me hago —y ella observó una seguridad y convicción en sus ojos que realmente Gea deseó que tuviera idea de lo que hacía.

—Muy bien, acercaros al monitor —entonces James empezó a teclear con dedos expertos y empezaron a surgir códigos de números y letras hasta que finalmente solo quedaron unas letras en la pantalla. Gea las reconoció al instante, esas eran coordenadas, no de GPS ni de cualquier otro dispositivo, sino lugares en clave de su ex organización.

—Las reconozco.

—¡Ya era hora! Por fin nos sirves de algo —masculló James imprimiendo la hoja—.Ahora dinos dónde está, punto por punto.

—Esta del principio es el muelle, el almacén abandonado que está en Sunbeach.

—Hemos estado allí, pero no hay nada —le contestó Neeb.

—Porque allí está la entrada hacia una galería, la base real se encuentra unas calles más abajo. Este es el punto de intercambio para despistarlos.

—Interesante —se limitó a contestarle James.

—¿Podrías hacernos un mapa?

—Puedo intentarlo aunque el dibujo nunca ha sido mi fuerte —y así Gea empezó a dibujar bajo el escrutinio de esos dos hombres. En realidad, Neeb la observaba a ella mientras dibujaba y James se preguntaba qué demonios le ocurría a su amigo esa mañana.

—¿Esto de aquí es la entrada?

—No, esa es una ventana —y ella se rio por su torpeza—.Perdona, soy pésima con el dibujo, esta es la puerta —y Neeb le sonrió tan amigablemente que ella hubiera preferido que no lo hubiera hecho.

—Creo que con esto ya tenemos todo lo que necesitamos. Muchas gracias, Gea.

—De nada—le contestó ella mientras le entregaba su dibujo mal hecho y el lápiz. Entonces sus dedos se tocaron fugazmente por el intercambio y ella se apartó asustada como si Neeb a través de sus finos dedos pudiese absorberla. El lápiz cayó al suelo como un fino alfiler y se perdió en algún rincón de la habitación.

—Lo siento —se disculpó ella aún sintiendo su cálido roce en su piel, pero una voz chillona e irritada los interrumpió.

—¡No puedo creérmelo! —gritó James como si estuviera poseído. Ella en un principio creyó que le estaba dando uno de los ataques de los que Neeb ya la había puesto al corriente, pero todo cambió cuando le gritó acusativamente—¡Os habéis acostado!

—¡No! —gritó Gea como acto reflejo más por miedo que por otra cosa.

—No te atrevas a mentirme, mocosa —le escupió con sus ojos azules que parecían helados.

—Déjala en paz, James.

—¿Para que tú puedas ocuparte de ella?

—¡Basta ya! —le gritó Neeb a su amigo.

—¡No! ¡He tenido suficiente! Traerla aquí ya era una locura y ahora encima me entero que te acuestas con ella. ¿Qué será lo próximo?

—Ahora no deberíamos hablar —Neeb temía que James pudiera sufrir otro ataque, especialmente cuando se mostraba tan alterado y trataban temas tan delicados.

—No hablar no cambia las cosas, amigo—y esa forma de pronunciar amigo fue como un dardo envenenado—.Te dije que ella sería nuestra ruina —sentenció James antes de salir de su propio despacho.

En la habitación se hizo un incómodo silencio y al cabo de unos segundos Neeb habló por primera vez mucho más sereno de lo que se hubiera esperado Gea.

—Perdónalo, le cuesta mucho entenderme. Para él esto es más complicado.

—Creo que debería irme —contestó Gea con convicción.

—¿Irte?

—Soy un problema —así era, desde que había llegado a la base todos desconfiaban de ella y estaban empezando a dudar de Neeb.

—Tú no eres un problema —Gea le sonrió sarcásticamente.

—Tienes razón, yo soy muchos problemas —le corrigió remarcando ese “mucho”.

Así lo dejó solo en el despacho, ella necesitaba pensar y centrarse para retomar un nuevo rumbo en su vida. Nada más poner un pie en el pasillo Gea escuchó un fuerte golpe proveniente del despacho de James. Sin duda Neeb estaba frustrado y ella también, porque se habían terminado colocado mutuamente en un callejón sin salida.

[symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-10/” title=”Capítulo anterior” target=”self” border_radius=””]Capítulo anterior[/symple_button] [symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/sinopsis-conspiraciones-ocultas/” title=”ÍNDICE ” target=”self” border_radius=””]ÍNDICE[/symple_button][symple_button color=”rosy” url=”https://elcuadernodeclover.com/accion-romantica/conspiraciones-ocultas/conspiraciones-ocultas-capitulo-12/” title=”Capítulo siguiente” target=”self” border_radius=””]Capítulo siguiente[/symple_button]

Tags

Acerca de: Clover

Clover

Alma inquieta. Proyecto de creadora de mundos. Hada del país de la piruleta en mis tiempos libres. Analizo todas las series asiáticas que encuentro. Me gusta leer manga, jugar a MMORPG y aprender japonés.

4 Comments

  1. vero 03/04/2015
  2. Clover Clover 03/04/2015
  3. Clover Clover 03/04/2015
  4. vero 03/04/2015

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Novedades

noticias shojo

SECCIONES

Síguenos en nuestras redes sociales

TOP recomendaciones

Mi novela romántica

la constelación perdida, literatura romantica, novela romántica, novela fantasía romántica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies