¿Hasta cuándo uno debería leer historias de fantasía?

-halloween-Aprovechando que esta semana en España es un poco locura porque hay festivos y para algunos puente, me apetecía compartir en voz alta una pequeña reflexión.
Primero os lanzaré la pregunta: ¿hasta cuándo uno debería leer historias de fantasía?

Si esta pregunta os la contestara la persona que se encuentra tecleando esto os diría que hasta que a uno le apetezca, ¡faltaría más! Pero la respueta cambia cuando uno sale de su cascarón y se encuentra con eso que denominamos «mundo».
En los últimos años me he dado cuenta que existe cierto estigma hacia los géneros de fantasía cuando uno ya es adulto o a pasado la adolescencia. Os hablo tanto de libros, películas o series. Que uno sea más imaginativo de lo normal jamás me ha parecido un problema. De hecho, después de haber leído biografías y visto documentales, me he dado cuenta que las personas más brillantes del mundo poseían eso, imaginación. Así que, ¿qué nos ocurre a los adultos para olvidarnos de esa premisa fundamental?

Desde pequeños, nos fomentan la imaginación, nos hablan de los beneficios de ella y cualquier juguete o acción está destinada a despertárnosla. La imaginación nos dispara nuestras capacidades, amplia nuestro conocimientos y con ella, no solo soñamos y nos divertimos, sino que somos capaces de comprender con mayor nitidez conceptos abstractos o complejos. Así que no hay duda que un niño imaginativo y curioso será capaz de interioridad mejor cualquier circunstancia exterior, será capaz de comprender mejor las herramientas de las que dispone (las suyas serán de calidad para resolver los problemas que necesite afrontar) como también, será un niño capaz de ir más allá de lo físico o de las primeras impresiones y constituir pensamientos más elaborados.

Todos esto suena muy bien, ¿verdad? ¿Por qué entonces relegamos los mundos de fantasía solo a nuestra niñez? Fantasía no es sinónimo necesariamente de infantil, como tampoco infantil debería ser necesariamente solo fantasía. Sencillamente son dos categoría distintas que algunos se hacen un lío al incluirlas en el mismo saco. Me da coraje que se asocien conceptos y categorías erróneas. Es como los animes para algunos padres, ¡hay dibujos que son para mayores de 18 años! (y no solo por escenas sexuales sino por violencia, sangre y dramatismo).

Cuando crecemos, parece que nos vemos forzados a desprendernos de esa mochila que nos ha acompañado durante nuestra infancia. De todas esas herramientas tan útiles que nos han servido para resolver problemas y sencillamente, necesitamos pasar a un mundo mucho más realista o «moderadamente» poco fantasioso. Con esta reflexión no pretendo adoctrinar a nadie, si no os gusta la fantasía me parece perfecto, precisamente lo que aquí defiendo es esa libertad para que seas capaz de exponer libremente tus gustos más allá de los prejuicios globales.

Me gustaría que uno pudiera hablar libremente de lo que le gusta al mundo (no digo con tus amigos o personas de confianza porque como a ellos los has elegido estoy segura que te comprenden) sino que «socialmente» importara lo mismo que te gustara un tipo de literatura, series o películas. Creo que cada uno de ellos es arte por igual y como tal, pueden ser buenas o malas, con personajes mediocres o brillantes, así que el género es solo una cobertura que no lo hace ni mejor ni peor.

Cualquier elección es una cuestión de gustos simplemente, solo gustos. Así que te animo a que leas y veas lo que te plazca más allá de los juicios de valor infundados. En lugar de reprimirte, sé feliz en nombre de los amargados que no lo son. La felicidad, las aptitudes y habilidades deben ser cultivadas por cada uno (no esperes que nadie lo haga por ti).

Hay un momento en nuestras vidas que nos olvidamos lo muy niños que fuimos. Yo me lo imagino como un puente derrumbándose que deberíamos intentar construir de nuevo. No digo que con treinta o cincuenta años tengas que fantasear de la misma forma que cuando eras niño, pero sí que conseves parte de esa magia y que no termines de destruir ese puente con tu «yo» niño. A mí me gusta viajar a través de mí misma porque siempre descubres cosas que tenías olvidadas. ¡Así lo hacía yo, es verdad!

Cuando somos niños, somos muchísimas cosas y cometemos errores, pero entre todo ese caos también somos sumamente honestos. ¿No se trata de eso la felicidad? Si eres honesto con tus gustos y tus criterios jamás te equivocarás. Así que mi consejo para esta semana es que seáis honestos con vosotros mismos porque vuestro niño interior nunca os mentirá.

¡Gracias por acompañarme un día más! Nos leemos el domingo, ¡cuidaros!

Tags

Acerca de: Clover

Clover

Alma inquieta. Proyecto de creadora de mundos. Hada del país de la piruleta en mis tiempos libres. Analizo todas las series asiáticas que encuentro. Me gusta leer manga, jugar a MMORPG y aprender japonés.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Mis historias románticas

yo soy alba yosoyalba portal web relatos románticos novela romantica online gratuita gratis

Novedades

noticias shojo

SECCIONES

Síguenos en nuestras redes sociales

TOP recomendaciones

Mi novela romántica

la constelación perdida, literatura romantica, novela romántica, novela fantasía romántica

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies